Alejandro Valencia, pionero en arquitectura sostenible con guadua

Alejandro Valencia, arquitecto egresado en el año 2005 de la Universidad de La Salle

 El NuOffice en Munich, Alemania, considerado el edificio más sostenible del mundo con un ahorro energético de hasta el 90% en comparación con edificios de oficinas estándar. El Taipei 101 en Taiwan que cuenta con el título de ser el edificio verde más alto del mundo con 508 metros y la Torre Pearl River en Guangzhou, China que es el mayor edificio con climatización por suelo radiante que combina estrategias pasivas con alta tecnología energética capaz de autoabastecerse en electricidad son apenas algunas de las construcciones sostenibles más destacadas en el mundo.

En Colombia estas prácticas amigables con el planeta han tomado fuerza con el paso de los días, mostrando avances y por supuesto dejando un panorama lleno de retos al que le apuestan profesionales como Alejandro Valencia, Arquitecto Egresado en el año 2005 de la Universidad de La Salle, quien también se desempeñó como Docente de la institución, considerado uno de los personajes destacados en este campo a nivel nacional.

Valencia en el ejercicio profesional se ha dedicado a la construcción sostenible y los frutos son contundentes. Hoy cuenta en su curriculum con una serie de condecoraciones, menciones y reconocimientos que lo posicionan como una figura relevante en la materia. Entre los premios se destacan el tercer lugar que obtuvo en el Premio International Bamboo Building Design Competition 2007 con el proyecto: ‘Sustainable Transport Station in Bogotá, Colombia’, en total participaron 250 proyectos de 54 países.

Este premio le ha dado a este colombiano la oportunidad de viajar a Alemania, China y Perú a contar en que consiste el proyecto con el que gano el premio. Se trata de la creación de una estación de transportes sostenible elaborada en su totalidad con estructura de guadua. Algo que suena un poco utópico, pero con la que el lasallista quería demostrar como un edificio tan complejo, de gran escala como una estación intermodal de transportes para trenes y buses, podría hacerse totalmente con criterios de arquitectura y construcción sostenible. La estructura de la cubierta se diseñó enteramente con bambú guadua (uno de los materiales más sostenibles del mundo) pero que en Colombia, está reducido a un material para construcciones rurales, pequeñas o de viviendas rusticas. Demostrando todo lo contrario, Valencia ha visitado tres países explicando cómo hacer una construcción muy liviana, con reducción de peso, materiales y recursos, con el máximo aprovechamiento de luz natural y aire para generar ventilación natural, todo respaldado con un sustento técnico, ya que tiene simulaciones computarizadas para demostrar el diseño.

Sobre la posibilidad de materializar el intercambiador de transportes sostenible en Colombia, confiesa que con el auge de proyectos para crear más terminales de buses y aeropuertos en el país, le han consultado sobre cómo incorporar algunos de esos criterios en las futuras obras en este tema. Cuando se le pregunta si hacerlo aumentaría los costos notoriamente, dice que la inversión es igual a la de un proyecto convencional de similares características, lo único es que el diseño genera otros estudios y mayores retos, lo cual puede repercutir en costos de diseño, pero los ahorros se dan en la construcción, en el uso y vida del lugar con lo cual se compensaría en el tiempo.

Asesor del sector público y privado

Este arquitecto quien hoy es asesor en arquitectura bioclimática, sostenible y sistemas pasivos y en proyectos para certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) otorgado por el U.S. Green Building Council, ha asesorado proyectos del Ministerio de Educación y del Fondo de Adaptación para la construcción de 11 colegios para la recuperación de las afectaciones fenómeno de la Niña, a los realizadores de la Torre Avenida Colombia y del Centro Comercial Portal de Occidente en Cali.

Actualmente es miembro del equipo involucrado en la edificación de la Torre 7 y 8 de la Ciudad Empresarial Sarmiento Angulo, considerada una de las grandes obras de Bogotá en este momento y el Centro Comercial el Eden que se convertirá en el más grande del país. También está trabajando en una torre de oficinas en Ecuador como diseñador de arquitectura sostenible y bioclimática y próximamente estará como docente del módulo de Construcción Sostenible en la Maestría de Construcción de la Universidad Nacional de Manizales y sin duda, su proyecto más importante en este momento es la terminación de una vivienda y centro cultural para la comunidad indígena wounaan en Ciudad Bolívar en Bogotá, un sueño de un gran amigo, el arquitecto Steven Heller quien no pudo ver terminado el proyecto debido a que tres delincuentes acabaron con su vida, luego de robarle su bicicleta en el Municipio de San Francisco, Cundinamarca.

LEE TAMBIÉN  La Sinfónica Nacional rinde un tributo a la tragedia

Lo mejor, lo peor, los costos, los ejemplos a seguir, los desaciertos, los retos y avances de la arquitectura y la construcción sostenible en Colombia


¿Cómo comenzó su interés en la construcción sostenible en La Salle? Tenemos entendido que tuvo que ver con su proyecto final de carrera

AV: Incluso antes del proyecto final sentí interés en el tema. Todo empezó cuando vi una materia que se llamaba arquitectura y medio ambiente, en ese momento pocas personas hablaban del tema, no era una moda como hoy que mucha gente habla de construcción sostenible y ecológica. Desde ese entonces me dedique a esta área y en mi proyecto final de carrera desarrollé el tema de la guadua llevada a estructuras complejas, porque me interesaba explorar y demostrar que la construcción ecológica era posible en cualquier escala y complejidad.

¿Cómo define la construcción sostenible?, ¿Qué es?

AV: Suena un poco cliché lo que diré, pero es un balance responsable entre los 3 pilares del desarrollo sustentable: la sociedad, la economía y el medio ambiente. En la construcción sostenible se traduce en el uso eficiente y responsable de los recursos (materiales, energía, lugar, agua, etc.), que incluye la implementación de estrategias pasivas, bioclimática, bioconstrucción, la eficiencia energética, energías renovables y la integración de la naturaleza, para lograr la mejor calidad del ambiente interior, espacial, estética y funcional en espacios construidos, reduciendo al mínimo el impacto sobre el medio ambiente. De manera que se mejoran las condiciones de los usuarios, se da beneficios a los propietarios y promotores, a su vez se reducen las emisiones de CO2, gases nocivos y el impacto en el entorno, desde la construcción hasta el funcionamiento del edificio; en otras palabras lugares sanos para vivir y trabajar, ambientalmente responsables y económicamente rentables.

¿Cómo es eso de que la construcción sostenible es como el sexo en la adolescencia?
AV: Lo que pasa en el medio, es que se ha banalizado el concepto de desarrollo sostenible y se ha reducido a solo el eslogan: sostenible, eco, bio, etc. Entonces hay una frase del experto Chris Spray, que me gusta usar para explicar esta situación, que traducida sería algo más o menos como: “el desarrollo sostenible es como el sexo en la adolescencia, todos afirman que lo hacen, pero la mayoría no lo hace, y los que lo hacen, lo están haciendo erróneamente”

¿Cuál es su motivación para dedicarse a ese al que parece que los empresarios le huyen por el tema de los costos?

AV: Cambiar conciencias, romper mitos y contribuir al cambio social. Mucha gente está llena de preconceptos y este campo me ha permitido de cierta manera ayudar a romperlos, desmitificar y educar para cambiar. Por ejemplo, a mis clientes, que llevan muchos años construyendo y haciendo las cosas de una misma manera y que les ha traído beneficios económicos, porque les he podido ayudar a ver hay más allá de los resultados económicos y que hay otras maneras más responsables de hacer las cosas, con una visión más amplia a favor de las personas y el medio ambiente, sin sacrificar las ganancias, solo que amerita mayor esfuerzo.

¿Qué ha sido lo más difícil del proceso?

AV: Sin duda alguna, cambiar la manera de hacer las cosas. Por ejemplo cambiar por sistemas constructivos más eficientes y menos contaminantes o incorporar ventilación natural tecnificada con muchos cálculos y estudios que trae un mejor ambiente interior y ahorros energéticos, en vez del simplificado sistema de ventilación mecánica y aire acondicionado que enferma y gasta energía. También enseñarle a la gente a no dejarse deslumbrar con un eslogan sonoro que disfraza a un edifico convencional para hacerlo parecer “verde y sostenible”; muchas veces las construcciones realmente sostenibles, no lucen como tal o a la moda, porque sus sostenibilidad esta oculta y a veces invisible, pero es real que es lo importante.

¿Cuál es para usted el icono mundial de la construcción sostenible?

AV: Difícil nombrar uno solo, porque son muchos en los que se ha contribuido en diferentes temas de la construcción sostenible. Algunos con ventilación natural, iluminación, materiales, software, metodologías, tantos temas que sería injusto nombrar uno solo. Pero un edificio que considero que reúne muchos de estos temas, que me gusta mucho y tuve la oportunidad de conocer es la Asamblea Nacional de Gales de la firma Rogers Stirk Harbour+Partners, por que incorpora muchas de estos campos, porque usaron técnicas tradicionales inglesas como el uso de la madera o los wind cowl, que son unos sistemas de ventilación natural de graneros tradicionales, pero usados de manera tecnificada y contemporánea. Además de ser un edifico público y que educa, sin ser pretensioso. Pero, también me gusta mucho el East Gate Centre en Zimbawe del arquitecto Mick Pearce, el cual está inspirado en los montículos de las termitas, usa la bio-imitación es decir aprender de la naturaleza, no usa aire acondicionado, está hecho con materiales locales y tradicionales.

LEE TAMBIÉN  Presidente Santos rendirá homenaje a las víctimas del conflicto

¿Cuál es para usted el icono mundial de lo contrario a la construcción sostenible?

AV: Uy!!! Basta solo mirar alrededor y no solo localmente. Hablo de todos esos edificios sellados que solo usan aire acondicionado, con uso irracional del vidrio y que no responden al clima, ni las condiciones locales. Por ejemplo la torre de gas natural en Barcelona, España, es un ejemplo del síndrome de edificio enfermo, es decir, que tiene mala calidad del ambiente interior.

Hoy día usted se ha posicionado como un profesional destacado en el tema. ¿Cuáles han sido sus contribuciones?

AV: Creo que principalmente el profesionalismo, debido a que al volverse un tema en boga y de cierta manera una moda, siempre he resaltado la responsabilidad y el conocimiento profundo y técnico que atañe este tema y a no banalizarlo, de ahí que me destacado por mi rigurosidad, respaldo técnico y científico en mi trabajo. También podría decir que he contribuido a adoptar respuestas locales a las mismas preguntas globales al tema, es decir, a saber dar respuesta en nuestro medio colombiano con una visión global, como comentó alguien recientemente en una charla: a tropicalizar nuestras respuestas en la construcción sostenible

¿Cuál ha sido su mayor logro como profesional egresado de la Salle?

AV: Posicionarme en Colombia como uno de los profesionales reconocidos entre las empresas y profesionales que incorporaran la construcción y el diseño sostenible en el diseño y desarrollo de edificios.

¿Cuál es el mayor aporte que le dio La Salle?

AV: Ética y compromiso social, pues de nada sirve ser un profesional con muchos conocimientos o ser egresado de una muy prestigiosa universidad, si no se contribuye al mejoramiento de la sociedad. Vea usted todos eso casos de grandes empresarios en la cárcel o investigados por corrupción, peculado, apropiación de dineros públicos, etc, por buscar únicamente el beneficio propio, sin ningún sentido ético, ni de responsabilidad social.

¿5 aspectos puntuales en los que se evidencie cómo ha avanzado la arquitectura y la construcción sostenible en el país en la última década?

AV:

1. Reconocimiento e incorporación de técnicas de arquitectura sostenible, sistemas pasivos o bioclimáticos en las construcciones tanto de Gobierno como de grandes empresas, que ha llegado a ser parte importante en el desarrollo del diseño y del proyecto.

2. Incremento y posicionamiento de certificaciones internacionales para edificios sostenibles, como por ejemplo LEED o BREAM, lo cual ha demandado profesionales realmente preparados capaces de responder a estándares internacionales

3. Un nuevo nicho de mercado para bienes, productos y servicios entorno a la construcción sostenible que antes no existía en el país.

4. Reducción progresiva en costos de tecnologías sostenibles en edificaciones que los hacen más competitivos. Por ejemplo sistemas de iluminación eficiente, lámparas de bajo consumo, equipos de reutilización de agua, aires acondicionados eficientes, por nombrar algunos.

5. El comienzo de la incorporación de la construcción sostenible (aún muy lenta pero vienen haciéndose avances) en la agenda política, donde algunos ciudades lo están incorporando en sus políticas locales o por ejemplo a nivel nacional el artículo 158-2 del Estatuto Tributario, sobre la deducción por inversiones en control y mejoramiento del medio ambiente.

Reconocimientos

· Mención honorifica 5ª Anual de Estudiantes de Arquitectura por el proyecto final de carrera: Estructuras no convencionales en guadua, otorgado por la Sociedad Colombiana de Arquitectos, 2005, asesor Jairo Coronado.

· Invitado al congreso “eco-construcción”, Pontifica Universidad Bolivariana, agosto 2005, Medellín, Colombia. Como parte del grupo de invitado de la Universidad de La Salle, coordinado por el Arq. Jairo Coronado.

· Tesis sobresaliente: “Arquitectura pasiva para gente activa. sistemas climáticamente adaptables, dinámicos flexibles para regular el confort ambiental en espacios interiores” para el grado del master: Arquitectura medioambiental y energías renovables en Barcelona, España.

· Invitado al International Workshop and Competition on Sustainable Architecture and Design 2007 con el proyecto “eco-logical”, agosto 2007, Kuchl, Austria.

· Tercer lugar en el Premio International Bamboo Building Design Competition 2007, con el proyecto: ‘Sustainable Transport Station in Bogotá, Colombia’.

· Conferencista Internacional invitado al congreso “Ekotectura 2011, 2ºencuentro latinoamericano de arquitectura sostenible”, octubre 2011, Bogotá, Colombia.

· Honorable mention el International Aluminum Extrusion Design Competition 2012, ET Foundation. Con el Proyecto : ‛Folding Bridge’, junio 2012.


Información de prensa,

Constanza Triana 3158948233 – Diana Carolina Rojas 3134015294
GJ Comunicaciones – Conmutador 6372787

Diana Carolina Rojas Bermúdez
Ejecutiva de cuenta
drojas@guiomarjaramillo.com

Teléfono: 571 6372787 Ext. 126
Celular: 571 313 4015294

Redes sociales
SITEMAP