Niños autistas encuentran resultados positivos con el Neurofeedback

El Neurofeedback – Método Othmer o de frecuencias infrabajas – es una terapia que emerge de manera muy prometedora para el espectro del autismo, a la cual muchos padres han acudido, encontrando resultados positivos para sus hijos.

El trastorno del espectro autista es un conjunto de características que hacen diferente el funcionamiento de una persona. Estas diferencias consisten principalmente en dificultades en la interacción social, problemas para comunicarse, e inflexibilidad en su conducta. El autismo frecuentemente se presenta acompañado de otros síntomas asociados a la salud mental y física que tienden a empeorar en la adolescencia, como epilepsia, discapacidad intelectual, problemas de sueño, ansiedad y depresión.

El trastorno del espectro autista (TEA) ha aumentado drásticamente en los últimos años alrededor del mundo. El Centers for Disease Control and Prevention encontró en el 2014 una estadística en menores de edad en el espectro autista de 1 en 68 (1 en 42 niños y 1 en 189 niñas) en los Estados Unidos.

Muchos padres de niños autistas se vuelven investigadores incansables de opciones que permitan mejorar la calidad de vida de sus hijos, debido a que no existe un modelo médico ni un tratamiento para manejar o “curar” este trastorno. Su búsqueda permanente de alternativas y apoyo profesional es digna de admiración.

El Método Othmer de Neurofeedback es una terapia que emerge de manera muy prometedora para el espectro del autismo, y una alternativa a la cual muchos padres han acudido, pues ha demostrado resultados positivos en niños que presentan esta condición.

También conocido como EEG Biofeedback, el Método Othmer de Neurofeedback es una técnica muy poderosa y no invasiva a través de la cual el cerebro optimiza su funcionamiento, y mejora sus procesos regulatorios, lo cual le aporta más resiliencia y flexibilidad al sistema nervioso central.

LEE TAMBIÉN  FLAR reunirá en Cartagena a líderes financieros de entidades multilaterales y de gestión de los bancos centrales

Virginia Rojas Albrieux, Psicóloga especialista en Neurofeedback Método Othmer y Terapias Mente Cuerpo, manifiesta: “Por tratarse de un trastorno del desarrollo, el niño no aprendió todo lo que necesitaba aprender durante su primer año de vida – autorregulación emocional, conciencia física, y cómo interactuar con el mundo. El hemisferio derecho que estaba madurando durante este primer año no aprendió a calmarse, dejando como resultado, un cerebro derecho “en llamas”. Todo es desbordante para este tipo de cerebro. Y es por esto que con frecuencia las personas con autismo se sienten cómodas alrededor de lo rutinario y lo conocido” .

Durante las sesiones, a través de un software especializado, el cerebro observa su propia actividad codificada dentro de una película y a partir de esta información cambia sus patrones de actividad hacia otros más eficientes. El terapeuta observa la actividad eléctrica del paciente mediante un electroencefalograma (EEG) y monitorea las sesiones.

“Nosotros ayudamos a los niños a entrenar su cerebro para liberar su más óptimo nivel de funcionamiento posible para él”, explica la Dra. Rojas Albrieux.

Los resultados del tratamiento se ven reflejados en el comportamiento de los niños, pues empiezan a mostrar mejoras en sus relaciones familiares, establecen contacto visual, no se muestran tan retraídos, y su comunicación verbal y procesamiento a nivel sensorial mejora. El objetivo es lograr que el niño esté más tranquilo y disminuyan también las estereotipias.

“Decidimos acudir a Neurofeedback para tratar a nuestro hijo de 10 años. Ya llevamos varias sesiones del tratamiento y realmente es la única terapia con la que hemos visto mejoras muy obvias en el comportamiento de nuestro niño. Ahora hace contacto visual con nosotros y se muestra menos indiferente. Antes hablaba muy poco y permanecía en su habitación la mayor parte del día. Ha comenzado a hablar más y gesticular menos. Comparte más con la familia y puede estar entre varias personas sin irritarse. Algo que nos sorprendió es que le ayudó a dormir, antes dormía solo un par de horas y ahora logra dormir muchas noches enteras. El genio y las pataletas también han mejorado muchísimo”, según Daira Escobar, Madre de Familia.

LEE TAMBIÉN  Ideas tecnológicas y ecológicas para disfrazarse en el día de los niños

Con el Método Othmer de Neurofeedback se abordan gradualmente cada uno de los rasgos comportamentales y específicos de cada niño en el espectro autista, ya que una premisa de este método es el trabajo personalizado y uno a uno con el terapeuta. Por lo general el primer valor agregado consiste en una mayor calma física, relajación y conciencia corporal y espacial. Poco después el niño adquiere una mayor funcionalidad en sus relaciones – consigo mismo y con el mundo.

Neurofeedback en el Método Othmer ha probado ser un tratamiento avanzado para el espectro autista, mediante el cual se logran avances en la expresión emocional del niño, la calidad de sus relaciones sociales, su lenguaje, su comportamiento, y en general una mejora en la calidad de su vida y por ende, la de su familia.

Acerca de la Dra. Virginia Rojas Albrieux

Especialista en el cuidado de la salud y el cerebro. Virginia Rojas Albrieux es Psicóloga de la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia, certificada en Neurofeedback por el EEG Institute en Estados Unidos y cuenta con un Entrenamiento Clínico en Medicina Mente/Cuerpo en el Harvard Medical School, EUA.

Redes sociales
SITEMAP