Luis Ospina, primer director colombiano con tributo en el FICCI

En la imagen, el director de cine colombiano Luis Ospina. Foto: Juan Cristóbal Cobo

En su edición 56, el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias –FICCI-, por primera vez rendirá tributo a un director colombiano. Luis Ospina, es uno de los pioneros del movimiento conocido como Caliwood, el legendario grupo de artistas que renovó el cine colombiano, en la década del 70. Ospina será homenajeado con la proyección de una selección de sus películas junto con las de varios directores que lo han influenciado en su vida personal y su carrera cinematográfica. Su nueva película, Todo comenzó por el fin, tendrá su estreno nacional en el festival.

Maestro de maestros, con una inteligencia visionaria que ha marcado a varias generaciones. La obra de Luis Ospina cuenta con más de treinta títulos como director, la mayoría dentro del género documental. Películas que con humor, escepticismo y desenfado han cuestionado y creado mitos, mezclado lo culto y lo popular y que le han dado relevancia a momentos, obras y personajes de la cultura colombiana. Su trabajo recorre épocas y formatos, desde el Super-8mm hasta el video digital, sin perder esa consistencia y esa cualidad que lo convierten en “un observador de la vida”. Ha tenido muestras y retrospectivas en salas y museos de Nueva York, Caracas, Santiago, Buenos Aires, Toulouse, Barcelona y Madrid, y recibido múltiples distinciones, entre ellas el Premio Toda Una Vida Dedicada al Cine concedido por el Ministerio de Cultura. En sus más de 40 años de carrera, además de director, ha sido guionista, montajista, sonidista, camarógrafo, crítico y actor.

LEE TAMBIÉN  Hasta un Nuevo Sol, lo nuevo de Victoria Sur

Ospina pertenece al “Grupo de Cali”, un grupo de amigos que en medio de los caóticos años setenta y ochenta, logró hacer del cine una celebración permanente y desafiante, produciendo un conjunto de películas que son parte fundamental de la historia del cine colombiano. Junto a él estaban personajes como Carlos Mayolo y Andrés Caicedo, cinéfilos por religión a los que se les deben la revista Ojo al Cine, que se publicó entre 1974 y 1977, y el Cine Club de Cali.

Por esa entrega y dedicación al séptimo arte, y en reconocimiento a una labor que ha aportado lucidez y originalidad al difícil camino que el cine colombiano ha atravesado para llegar al buen momento que vive en la actualidad, Luis Ospina será el primer director colombiano que recibirá un tributo en la historia de las 56 ediciones del FICCI. Para ello se exhibirán Un tigre de papel (2007), largometraje ganador del Premio Signis del Rencontres Cinémas d’Amérique Latine de Toulouse, que entre la verdad y la mentira recorre la historia de un país; La desazón suprema: retrato incesante de Fernando Vallejo (2003), que recorre la obra y dibuja la personalidad de este polémico escritor y le valió el Premio Radio France International en el mismo evento; y Nuestra película (1993), una obra en colaboración con el artista Lorenzo Jaramillo antes de su muerte.

También se presentará el largometraje de ficción Pura sangre (1982), con el que Ospina recibió una Mención del Jurado de la Crítica en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges, en 1983. El homenaje incluye la proyección de los cortometrajes Capítulo 66 (1994); Acto de fe (1970);Autorretrato (dormido) (1971); Asunción (1975); la serie documental Adiós a Cali (1990); y la obra de videoarte Video (B)art(h)es (2003), inspirada en el texto de Roland Barthes, Fragmentos de un discurso amoroso.

LEE TAMBIÉN  “Cuando no puedes con tu enemigo únete a él”: Orlando Torres paciente con cáncer de próstata

Adicionalmente, se proyectarán películas que han sido determinantes en la vida y obra de Luis Ospina, las cuales fueron seleccionadas por él mismo, divididas en un programa de largometrajes y otro de cortometrajes. Los largometrajes son: Los ojos sin rostro (1960) de Georges Franju, obra que fue inspiración fundamental para Pura sangre; Retorno al pasado (1947) de Jacques Tourneur, el mejor filme de cine negro según el director colombiano; General Idi Amin Dada: A Self-Portraitde Barbet Schroeder, “el documental más cómico que he visto” y, En construcción (2000) de José Luis Guerín, obra de vital importancia para el trabajo reciente de Ospina y otros documentalistas como él.

En el programa de cortometrajes se proyectarán Las Hurdes (1933) de Luis Buñuel, corto que introdujo a Ospina al “documental de la crueldad”, como él mismo lo denomina; y los cortometrajes de material encontrado del director estadounidense Bruce Conner: A Movie (1958), Cosmic Ray(1962), Report (1967) y Marilyn Times Five (1973), los cuales fueron elegidos por Ospina porque los vio durante sus estudios en UCLA y para él marcaron el descubrimiento de esta manera de hacer cine documental. 

 
Más Información:
lbv@lbv.co / velvet_voice@lbv.co / velvet.voice@lbv.co
Tel: (57+1) 232.1857 /300.1847
Redes sociales
SITEMAP