El costo de la diabetes tipo 2 es tres veces mayor que el de otras enfermedades

Bogotá, marzo 2016: En América Latina las familias pagan entre el 40 y 60% de los gastos que genera tratar la diabetes tipo 2[1]. En esta zona hay aproximadamente 30 millones de personas con esta enfermedad[2] y se prevé que la cifra se duplique para el 2025[3].

En cuanto a América del Norte y el Caribe más de 38 millones de personas viven con diabetes de las cuales el 29,9% no saben que la padecen. En el caso del Centro y Sudamérica 30 millones de personas viven con diabetes y el 45,5% lo desconocen.

Muy pocas personas reciben diagnóstico previo de diabetes tipo 2, por ejemplo, en países como México, Venezuela, Brasil y Colombia solo el 10, 8, 6 y 5% respectivamente, son diagnosticadas a tiempo. Así mismo, el incremento de está enfermedad en los países en desarrollo es un problema complejo con múltiples factores, entre estos se destaca la obesidad, los bajos niveles de actividad física y la historia familiar.

Aunque suele aparecer a una edad más adulta, en años recientes se ha diagnosticado en un número creciente de jóvenes como resultado de estilos de vida poco saludables. La Dra. Dilcia Lujan Torres, médico internista, endocrinóloga y jefe de la consulta externa de la Asociación Colombiana de Diabetes, asegura que “cuando no se tiene la diabetes bien controlada se van fabricando complicaciones crónicas como ceguera, pie diabético, insuficiencia renal o problemas de corazón. Sin embargo, esta enfermedad y sus complicaciones se pueden evitar consumiendo alimentos saludables, haciendo ejercicio y teniendo controles periódicos de la glucosa”.

¿Qué es la diabetes tipo 2?

Es una enfermedad crónica, lo que significa que esta puede ser controlada pero no curada. Representa el 90% de los casos mundiales y se debe en gran medida al exceso de peso corporal y a la inactividad física.

La diabetes tipo 2 se manifiesta cuando el cuerpo no produce suficiente insulina o las células de una persona no reconocen la insulina del cuerpo, produciendo complicaciones de salud en órganos como: corazón, cerebro, pulmones, ojos, riñones y sangre.

Los síntomas pueden ser similares a la diabetes tipo 1, pero a menudo menos intensos, por lo que en muchos casos es diagnosticada sólo cuando ya tiene varios años de evolución.

Síntomas:

· Orinar con frecuencia
· Sentir mucha sed o mucha hambre
· Fatiga extrema

Factores de riesgo:

· Antecedentes familiares de diabetes de tipo 2
· Tener más de 40 años
· Tener o haber sido bebés de más 4 kg al nacer
· Visión borrosa
· Cortes o moretones que tardan en sanar
· Hormigueo, dolor o entumecimiento en las manos y pies
· Tener sobrepeso u obesidad
· Sedentarismo
· Dieta rica en grasas y azúcares

Complicaciones:

Los estudios han demostrado que aproximadamente un tercio de las personas con diabetes tipo 2 no han sido diagnosticadas, y cuando son diagnosticadas, las complicaciones de la enfermedad ya están presentes.

LEE TAMBIÉN  Proyecto Hidroeléctrico Ituango impulsa el desarrollo en el Occidente antioqueño

Algunas de estas complicaciones son:


· Aumento en el riesgo de enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovascular
· Neuropatía (daño nervioso) en los pies: aumentando el riesgo de úlceras, infecciones y la eventual necesidad de amputación de miembros
· Retinopatía diabética, causa importante de ceguera: se produce como resultado del daño a largo plazo que sufren los pequeños vasos sanguíneos de la retina. Se calcula que el 1% de la ceguera mundial se puede atribuir a la diabetes.
· Insuficiencia renal

El costo de atención a pacientes

De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se estima que el costo de la enfermedad para América Latina es de más de 65.000 millones de dólares por año a causa de la carga a los sistemas de salud y la alta mortalidad prematura[4].

El costo de la atención de personas afectadas por la diabetes es 2 a 3 veces mayor que en las personas sin diabetes, atribuyéndose mayormente a la mortalidad prematura y la discapacidad causada por la enfermedad, convirtiéndola en una enfermedad de alto costo.

Mitos sobre Diabetes tipo 2

En 2014, la compañía farmacéutica Janssen desarrolló una encuesta entre pacientes con diabetes tipo 2 de 5 países de América Latina (Argentina, Brasil, Colombia, Guatemala y México) con el objetivo de conocer los mitos que aún existen sobre la diabetes y con base en estos resultados, generar estrategias y materiales educativos para los pacientes, sus familias y profesionales de la salud.

Una de las principales conclusiones de la encuesta es que a pesar de la amplia disponibilidad de información acerca de la enfermedad, todavía hay algunos mitos sobre la manera adecuada de controlarla, el momento apropiado para visitar al médico, la eficacia de los medicamentos y el impacto de la enfermedad en la calidad de vida de los pacientes, lo que repercute en que los pacientes no se adhieran al tratamiento y se desarrollen graves complicaciones.

Mito
Realidad
“La medicina alternativa, el ejercicio y la dieta pueden reemplazar los medicamentos prescritos por mi médico.”
La medicina alternativa como tés, hierbas y jugos nunca reemplazarán el tratamiento prescrito por el médico. Muchas personas abandonan su tratamiento, provocando que su condición empeore.
Es importante mantener una dieta saludable, hacer ejercicio constantemente, medir los niveles de glucosa y seguir el tratamiento indicado por el médico.
“Los medicamentos tendrán un impacto en mi peso”
Controlar el peso es un factor importante del plan integral de atención de la diabetes. Si se usan según las indicaciones, los medicamentos orales para controlar la diabetes tipo 2 pueden ayudar a los pacientes a alcanzar el peso objetivo indicado por su médico.
Sin embargo, el exceso de calorías y el sedentarismo hacen que las células del organismo reciban más glucosa de la necesaria acumulándose en forma de grasa.
Las personas con diabetes no pueden comer dulces ni chocolates
Los dulces, chocolates y otros postres pueden ser consumidos por personas con diabetes siempre y cuando sus niveles de glucosa en la sangre sean adecuados. La clave es tener una pequeña porción y guardarlos para ocasiones especiales, no como parte principal de la dieta. 
“Los medicamentos orales disponibles en el mercado son todos iguales, sin diferencias significativas que me beneficien”.
El tratamiento de la diabetes puede ser diferente en cada paciente, no sólo por el tipo de diabetes que tienen, sino también por las diferencias específicas de cada medicamento como su presentación, componentes, dosis requerida y mecanismo de acción. No todos los tratamientos se adaptan a las necesidades específicas de cada paciente.
Hay más de 20 tipos de insulina y diferentes clases de medicamentos orales que trabajan en diferentes formas para reducir los niveles de glucosas en la sangre. Algunos de los medicamentos orales incluyen inhibidores del co- transportador sodio- glucosa tipo 2 (SGLT2), sulfonilureas, biguanidas, maglitinidas, tiazolidindionas, inhibidores de la DPP-4, inhibidores de alfa – glucosidasa y secuestradores de ácidos biliares.
Consulte con su médico las distintas alternativas de tratamiento que están disponibles de acuerdo con su diagnóstico y estilo de vida.
“Si no tengo sintomas, mi diabetes está bajo control”
La diabetes tipo 2 puede no presentar síntomas físicos pero eso no quiere decir que está bajo control. El monitoreo constante de la glucosa en la sangre es la única manera de asegurarse de que su diabetes está controlada.
El monitoreo de la glucosa es una parte esencial del autocuidado y control de la diabetes. La Asociación Americana de Diabetes sugiere los siguientes niveles:
·        Antes de las comidas: 80 a130 mg/dl
·        1-2 horas después de la comida: menos de 180 mg/dl
Revise con su médico especialista cuáles son los niveles óptimos de acuerdo con su perfil.
“Los medicamentos para controlar la diabetes pueden dañar mis ojos y riñones”
Esto es una creencia muy común. La aparición de complicaciones de la enfermedad a menudo coincide con la prescripción de medicamentos orales o insulina. Esto no se debe a la utilización de estos fármacos, sino a prolongados niveles de glucosa fuera de control que han estado afectando diferentes órganos de nuestro cuerpo. Los nuevos tratamientos disponibles, utilizados bajo la indicación y supervisión de un médico calificado, aportan importantes beneficios a los pacientes como la prevención de la progresión y complicación de la diabetes en el cuerpo del paciente.

Jarol Monroy Gonzalez
Coordinador de Medios
Image&Press

Redes sociales
SITEMAP