Una mayor productividad es clave para reactivar el crecimiento económico y apoyar la Agenda 2030 en Asia Pacífico, dice la ONU

Crecimiento económico y de la productividad junto con el desarrollo económico, social y medioambiental balanceado, son prerrequisitos para una implementación exitosa de la Agenda 2030.

Bangkok, 28 de abril, 2016 (Noticias CESPAP) – A medida que las naciones comiencen a implementar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la siguiente fase de crecimiento económico en el Asia Pacífico debería ser impulsada por ganancias de productividad amplias, lo que requiere un gasto fiscal mayor y más dirigido, mejores capacidades, más infraestructura y un aumento en la productividad agrícola, señala la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia y el Pacífico (CESPAP) en su publicación Estudio Económico y Social de Asia Pacífico 2016, lanzada hoy.

En los países en desarrollo de Asia y el Pacífico, el crecimiento promedio anual de la productividad total de factores disminuyó de 2,8 por ciento en 2000-2007 a apenas bajo 1 por ciento en 2008-2014, de acuerdo al Estudio.

La desaceleración de la productividad explica casi un quinto de la reciente desaceleración económica, al pasar de un promedio de 9,4 por ciento entre 2005-2007 a un crecimiento estimado de 4,6 por ciento en 2015. CESPAP subraya que esto es una preocupación porque un crecimiento económico y de la productividad resiliente, junto a un desarrollo económico, social y medioambiental balanceado, son prerrequisitos para una implementación exitosa de la Agenda 2030.

Durante el lanzamiento del Estudio en Bangkok, la Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Secretaria Ejecutiva de la CESPAP Shamshad Akhtar, enfatizó que un crecimiento sostenido de los salarios reales, que es crítico para combatir la pobreza y la desigualdad, así como para sostener la demanda interna, también depende en última instancia del crecimiento de la productividad.

“Se necesitan esfuerzos concertados para reavivar el dinamismo económico de la región y perseguir de manera más efectiva la Agenda 2030”, dijo Akhtar. “Ese tipo de intervenciones, en especial a través de medidas fiscales, podría apoyar no solo a la demanda interna sino también fortalecer las bases para un crecimiento orientado hacia la productividad, y al mismo tiempo impulsar la demanda real a través de redes de seguridad social y aumentos en los salarios”.

Akhtar hizo notar que la región de Asia Pacífico tiene los medios y el dinamismo para reavivar el crecimiento económico, pero al mismo tiempo reconoció que “mejorar la calidad de este crecimiento haciéndolo más inclusivo y sostenible, será especialmente desafiante”.

LEE TAMBIÉN  Colombia: Reconstruyendo el tejido social en Caquetá a través de la fotografía

El Estudio hace un llamado a mantener un continuo equilibrio en favor de la demanda interna y la regional, dado que las perspectivas de un crecimiento impulsado por las exportaciones permanecen bajas. La confluencia de riesgos macroeconómicos y de cambios en los ciclos financieros y de los productos básicos también ha aumentado la incertidumbre. El Estudio destaca que a pesar de los desafíos emergentes, el panorama económico de la región es mayoritariamente estable y pronostica un moderado repunte en el crecimiento económico en el Asia y el Pacífico en desarrollo de 4,8 por ciento en 2016 y 5 por ciento en 2017.

El Estudio indica que se está reduciendo el progreso en el combate a la pobreza y que las desigualdades están aumentando en la mayor parte de la región. Al mismo tiempo, la creciente clase media y la rápida urbanización están colocando desafíos complejos en materia económica, social, medioambiental y de gobernanza. La región también enfrenta una mayor volatilidad financiera y salida de capitales, lo que ha limitado el espacio para maniobras de política monetaria, a pesar de la baja inflación general. Varios países también están experimentando un excedente de deuda privada luego de rápidos incrementos en los apalancamientos domésticos y corporativos en los años recientes.

CESPAP recomienda que si la región quiere cambiar hacia una estrategia de desarrollo sostenible impulsada por la demanda interna, se debe poner más atención en la productividad junto con incrementos proporcionales en los salarios reales. Según CESPAP, un enfoque motivado por la productividad y los salarios permitiría a los países incrementar su oferta y demanda agregada y, de esa forma, mejorar el bienestar.

Para aumentar la productividad el Estudio recomienda un enfoque intersectorial e integrado. Señala que varios países en la región se están des-industrializando en una etapa muy temprana de su desarrollo al cambiar sus economías basadas en la agricultura a otras en donde los servicios juegan un rol dominante. Con más de la mitad de la población viviendo en áreas rurales, y con cuatro de cada diez trabajadores involucrados en la agricultura, deberían fortalecerse los esfuerzos para incrementar la productividad agrícola y fomentar la industrialización rural, así como los vínculos urbano-rurales. El Estudioestima que un modesto incremento de la productividad agrícola podría sacar a 110 millones de personas adicionales de la pobreza hacia 2030, aunque las mejoras en conocimientos y capacidades serán clave para permitir la absorción de grandes lagunas de empleos excedentes que están siendo liberadas en el sector rural.

LEE TAMBIÉN  Más de 727 mil personas visitaron Cyberlunes ® en su décima versión

Al identificar el importante rol de la política fiscal en la revitalización del crecimiento económico y en el apoyo a la Agenda 2030, Akhtar enfatizó que “las iniciativas fiscales deberían ser respaldadas por reformas sostenidas que apunten hacia un sistema tributario eficiente y justo que entregue los ingresos suficientes y promueva la igualdad”.

Dada la diversidad de la región Asia Pacífico, el Estudio también destaca asuntos específicos de políticas, como una mayor participación laboral femenina en el Sur y el Sur-Oeste de Asia; el mejoramiento de la resiliencia ante los desastres naturales en el Pacífico; enfrentar los desafíos del envejecimiento de la población en el Este y Nor-Este de Asia; la diversificación económica y el desarrollo del sector servicios en el Norte y Asia Central; así como reformas a las políticas de administración tributaria en el Sudeste de Asia.

El Estudio Económico y Social de Asia Pacífico es lanzado simultáneamente en 24 países alrededor de la región Asia Pacífico. La versión actualizada a fin de año del Estudio se entregará en noviembre de 2016.

Para mayor información contactar a:

Katie Elles

CESPAP
Anterior

Gelsa recibió máximo reconocimiento de la ONU en la lucha contra el lavado de activos

El Grupo Empresarial en Línea S.A. recibió la más importante distinción del concurso “Acabemos con este negocio 2016” que entrega ... Read more

Nuevo...

Comité de la ONU revisará la situación de los derechos de la infancia en Colombia

COMUNICADO DE PRENSA Ginebra (13 de enero de 2015) – El Comité de las Naciones Unidas sobre Derechos del Niño ... Read more

Redes sociales
SITEMAP