Los sonidos de la historia en Bogotá: 34ª Feria de Antigüedades y Coleccionismo

  • Entre fonógrafos, vitrolas, cajas musicales y discos de acetato se tejen los sonidos de nuestra historia y serán el centro de atención de coleccionistas y anticuaristas que asistirán a la XXXIV Feria de Antigüedades de Bogotá a desarrollarse del 20 al 22 de mayo en el Claustro de Santa Bárbara en la carrera 6 No. 118-60 en Bogotá.
  • También será la oportunidad para que muchas personas avalúen sus antigüedades y adquieran a la vez, entre miles, los más preciados objetos antiguos que existen en este momento en la capital.
Los sonidos de nuestra historia serán el centro de atención de coleccionistas y anticuaristas en la 34° Feria de Antigüedades de Bogotá  del 20 al 22 de mayo. Cortesía: Asociación Anticuarios de Colombia.
Bogotá D.C. mayo de 2016. Realmente resulta sorprendente que dentro de la rápida evolución de las tecnologías enfocadas al desarrollo del sonido, donde todo es digital, aun la gente valore inventos tan antiguos como el fonógrafo que data de 1877; o el gramófono de 1940; el magnetófono de bovina abierta, la vitrola o las cajas musicales y los discos de acetato, entre otros.

“Creo que Thomas Alva Edison, al crear el primer artículo capaz de reproducir y grabar sonidos, jamás imaginó que su hazaña resultara tan ingeniosa y que tocara la vida de las personas de una manera edificante y plural”, anotó Francisco Páez, Presidente de la Asociación de Anticuarios de Colombia.

Los días 19, 20 21 y 22 de mayo, la Asociación de Anticuarios de Colombia desarrollará la XXXIV Feria de Antigüedades de Bogotá como un espacio para revivir y conocer sobre el valor de nuestra historia a través de la observación, investigación y adquisición de más de 1.000 objetos antiguos que describen fielmente nuestro paso por la historia universal, entre ellos los reproductores de sonido, que en esta ocasión tendrán un protagonismo especial.

Entre los 12 anticuarios más importantes de la capital que participarán de esta feria, se exhibirán cerca de 100 artículos de sonido del siglo XIX entre los que cabe destacar: fonógrafos, cajas musicales, vitrolas, discos de acetato, grabadoras, casetes, entre muchos otros.

LEE TAMBIÉN  Grupo de investigación de Santander clasificó a Feria Internacional de Brasil “Mostratec”

Algo de historia

1877: el inventor estadounidense Thomas Alva Edison anunció la invención de su primer fonógrafo el 21 de noviembre de 1877, y mostró su dispositivo por primera vez ocho días después y lo patentó el 19 de febrero de 1878,4 al poco tiempo patentó el megáfono. El fonógrafo, fue el primero que pudo, tanto grabar, como reproducir sonidos. Este aparato en un principio era popularmente conocido como “máquina parlante”.

1888: un alemán radicado en los Estados Unidos de nombre Emile Berliner inventó en 1887 y patentó en 1888 el gramófono. Este nuevo artefacto se trataba de un plato giratorio, un brazo, una aguja o púa con una bocina y un motor a cuerda el cual gira a 80 RPM aproximadamente. Al principio los gramófonos usaban motores a cuerda, los cuales no eran capaces de controlar una velocidad constante de 78 RPM, no hasta la llegada de los motores síncronos.

1894: aparecieron los discos de 7″. Luego los discos de goma endurecida. Para 1923 grabar en ambos lados del disco se estableció como norma tanto en Estados Unidos como en Europa. En 1925 los discos se empezaron a grabar de forma eléctrica, sustituyendo al sistema mecánico vigente hasta el momento.

1911: surge el magnetófono de alambre, primer sistema magnético de audio.

1928: nace el magnetófono de bobina abierta, que por medio del procesamiento de señales eléctricas que pueden obtenerse mediante micrófonos que registran sonidos como puede ser la voz humana, instrumentos acústicos, o bien provenientes de instrumentos eléctricos como guitarras y bajos (o una combinación de todos ellos). Permite registrar sonido en un soporte magnético pegado a una cinta plástica utilizado para el registro del sonido. El magnetófono de bobina abierta corresponde a un sistema de grabación magnética, bien sea analógica o bien digital.

1930: los magnetófonos fueron empleados por emisoras alemanas para grabar con anterioridad sus programas, evitando así los posibles errores de la transmisión en directo, anticipándose a la tendencia actual de la transmisión diferida de programas.

LEE TAMBIÉN  Alé Kumá representará a Colombia en el Festival de Viña del Mar 2016

1934: aparecen los discos de acetato. Estos permitían una grabación rápida. Su principal inconveniente era que solo duraban cinco o seis reproducciones.

1959: aparece el toca discos, constituido por un plato giradiscos que rotaba por tracción eléctrica, un brazo cuya punta está dotada de una púa con una bobina e imán, el cual es sensible a las vibraciones de la púa cuando ella recorre el disco de acetato.

1963: sal el casete compacto, un formato de grabación de sonido y/o video de cinta magnética que fue ampliamente utilizado.

Durante el siglo XIX, la teoría del sonido continuó su desarrollo. La invención de dispositivos como el micrófono, el fonógrafo y el teléfono fue muy útil en el estudio del sonido. Más adelantos tecnológicos durante el siglo XX permitieron la grabación y reproducción de sonido de alta fidelidad llegando así a la era digital.

Por su parte, en la feria los asistentes podrán llevar sus artículos antiguos para ser avaluados por expertos. “Sabemos que muchas personas conservan objetos antiguos en sus residencia y no tienen idea de su verdadero valor. En esta versión de la feria abriremos un espacio para avaluar objetos y de esta manera aportar a la comunidad nuestro conocimiento para su beneficio”, indicó Páez.

La XXXIV Feria de Antigüedades de Bogotá se desarrollará del 20 al 22 de mayo en el Antiguo Claustro de la Iglesia de Santa Bárbara ubicado frente al parque de Usaquén en la carrera 6 No. 118-60 en Bogotá. Los interesados pueden adquirir sus entradas a $7.000 y disfrutar de una verdadera experiencia del coleccionismo y las antigüedades.

Cada año esta Feria toma más fuerza bajo la premisa: coleccionar es un instinto humano básico y muy antiguo. Es una especie de necesidad vital que resulta difícil de describir pero que inicia como un hobby y termina en una decisión, la de dedicarse al coleccionismo.


Más información:

Asociación Anticuarios de Colombia


Redes sociales
SITEMAP