nutrición
Cortesía

Nutrición en las primeras etapas de la vida, la base para la salud y el bienestar a lo largo de los años

La nutrición en las primeras etapas de vida representa una oportunidad única de causar un impacto positivo en el futuro de la salud de cada bebé. La nutrición es la base para el desarrollo saludable, crecimiento, aprendizaje y desempeño durante los primeros años de vida.

Por esto, además de enfocarnos en el bebé luego del nacimiento, el actual entendimiento de la nutrición en las primeras etapas de vida también abarca el período prenatal. De ser así, para beneficiarnos plenamente de la nutrición bajo medida durante los “primeros 1000 días”, debemos empezar desde el inicio del embarazo.

Nutrición durante el Embarazo – ¿Comer por dos?

La respuesta a esta vieja cuestión es tanto “no” cuanto “sí”. Por un lado, las mujeres embarazadas deben evitar la ingestión excesiva de calorías, que resultan en ganancia de peso, para prevenir complicaciones y mejorar las condiciones del embarazo. Por otro lado, ellas deberán asegurarse de que están atendiendo al aumento de la demanda por nutrientes esenciales, principalmente aquellas mujeres que ya están comprometidas nutricionalmente.

Hay un consenso global entre la comunidad médica de que la ingestión en niveles suficientes de ácido docosahexaenoico (DHA), originado del omega 3, es de mucha importancia durante el embarazo. Las sociedades de pediatría y nutrición, en todo el mundo, están gradualmente introduciendo los niveles de ingestión adecuados. Éste es el primer paso para la nutrición eficaz y saludable de un bebé.

Leche materna – El “superalimento” universal para los bebés

La leche materna es el alimento ideal para los bebés. Es por esto que la Organización Mundial de Salud recomienda el amamantamiento materno exclusivo en los primeros 6 meses y, después de este plazo, amamantamiento por el máximo de tiempo posible. La leche materna atiende a las necesidades de los bebés, proveyendo nutrientes adecuados a las diferentes fases de desarrollo. Una madre que amamanta genera cerca de 800 ml de leche/día, en promedio. Esto lleva a un aumento de las necesidades de energía, y de macro y micronutrientes.

Un aumento de las necesidades de energía y proteínas es más fácil de ser suplido con la ingestión diaria de alimentos, mientras los nutrientes esenciales, tales como vitamina D, ácido fólico, hierro, zinc, yodo, calcio y ácido graso, y omega-3 DHA pueden exigir un esfuerzo adicional. Formuladores que personalizan suplementos para las mujeres que amamantan tienen una responsabilidad importante de atender a las necesidades vitales de la madre y del niño. Esta responsabilidad se extiende al elegir los proveedores de ingredientes, dando preferencia para aquellos que garantizan una calidad consistente.

Fórmulas Infantiles – La mejor elección en caso que no sea posible amamantar

Las fórmulas infantiles son la elección cierta cuando la madre no puede u opta por no amamantar a su bebé. Estas fórmulas poseen una composición semejante aquella de la leche materna, pudiendo utilizarse para la alimentación exclusiva o en combinación con leche materna. Para reflejar las variaciones en la leche humana durante el período de lactación, existen dos tipos: fórmulas iniciales (desde el nacimiento hasta 6 meses) y fórmulas de transición (a partir de 6 – 12 meses de edad). Las principales diferencias entre las fórmulas iniciales y de transición están relacionadas al tipo y cantidades de proteínas y carbohidratos.

LEE TAMBIÉN  Alternativas para la compra de útiles escolares

Un factor importante sobre la nutrición infantil es la seguridad. Es fundamental evitar la contaminación de la fórmula durante el procesamiento y manejo. Avances en embalajes y aplicación, como los formatos listos para consumo y porciones individuales, son pasos importantes para tornar los productos más seguros. Por ello, se debe garantizar que los proveedores de ingredientes para las fórmulas sean los más recomendados y con niveles de calidad excelentes. Esta elección tiene un impacto muy grande cuando hablamos de una nutrición segura y eficaz.

Leche de crecimiento (Growing-up milk) – Elaborado para llenar el blanco nutricional

En una fase más avanzada de la primera niñez, la leche de crecimiento es una importante fuente de nutrientes para los niños pequeños. Nuevamente, hay dos tipos de productos: leche para niños entre 12 y 36 meses y la leche preescolar (para niños de 3 años o más).

En los países desarrollados, la necesidad de la leche de crecimiento es, algunas veces, debatida. Niños menores que 1 año de edad serían capaces de consumir alimentos normales y varias recomendaciones nutricionales son establecidas para planes alimentarios específicos por edad. Sin embargo, es difícil suplir las necesidades nutricionales de los niños a través de una dieta equilibrada, compuesta exclusivamente de alimentos naturales y no fortificados, lo que refleja los desafíos al introducir los alimentos de la familia.

La leche de vaca, por otro lado, no es la mejor opción para compensar la insuficiencia de micronutrientes, puesto que posee niveles muy elevados de proteína. El alto consumo de proteínas durante la niñez deberá ser evitado, una vez que puede llevar a un riesgo aumentado de sobrepeso y obesidad en la niñez y en la vida adulta.

Recientemente, un panel de especialistas concluyó que la leche de crecimiento es una fuente importante de nutrientes, no sólo para los niños en riesgo de desnutrición proteico-energética. Ésta también compensa insuficiencias nutricionales que pueden ocurrir en la fase de transición de la nutrición infantil para la nutrición familiar o como consecuencia del estilo de vida agitado o elecciones alimentarias inadecuadas en la familia.

¿Cuáles nutrientes demandan atención especial durante la Nutrición en las Primeras Etapas de Vida?

DHA – Food for thought (alimento para el raciocinio)

El ácido docosahexaenoico (DHA), originado del omega 3, es un componente integral de la membrana celular y, como tal, está involucrado en la funcionalidad de células normales, especialmente en la retina y en el cerebro. Hay pruebas concluyentes de estudios en humanos de que el DHA aumenta significativamente el desarrollo de la acuidad visual.

La primera niñez es la fase fundamental del desarrollo del cerebro: un salto de crecimiento especial ocurre a partir del último trimestre del embarazo hasta los 2 años de edad. Con la edad de 5 años, la masa cerebral tendrá aumentado cerca de 3,5 veces con relación al nacimiento y en cerca del 90% de la arquitectura cerebral ya está establecida. Siendo baja la formación natural de DHA, el suministro nutricional adecuado es esencial para asegurar condiciones excelentes para el desarrollo estructural del cerebro, crecimiento de las neuronas y diferenciación.

LEE TAMBIÉN  El ciberacoso causa serios problemas de salud y adaptación social en menores de edad

Además de estos beneficios comprobados en el desarrollo estructural del cerebro, el DHA parece tener un impacto directo sobre las funciones cognitivas. Estudios recientes traen evidencias de que la suplementación con DHA en niños mejora significativamente el desempeño cognitivo en el aprendizaje, memoria y velocidad de procesamiento de la información en niños. Estos son factores importantes en una amplia gama de competencias como raciocinio y resolución de problemas.

Considerando que la ingestión de DHA de un bebé o de un niño es generalmente baja, la suplementación adecuada de DHA (por medio de la leche de crecimiento) puede contribuir significativamente en el alcance de las metas de desarrollo del niño. Elegir un proveedor con expertise en la producción de un DHA con bajo sabor residual, ayuda a garantizar formulaciones más sabrosas.

Vitamina D – Argumentos fuertes para huesos fuertes

Artículos publicados en los últimos años discuten las implicaciones de la insuficiencia de vitamina D en una infinidad de plataformas de salud. La vitamina D en las primeras etapas de vida es más relevante para la prevención de raquitismo y para garantizar funciones inmunes normales y, por lo tanto, apoyar el crecimiento y desarrollo normal.

A pesar de la conciencia generalizada, la situación del suplemento real en mujeres embarazadas, bebés y niños es preocupante y ya se ha identificado que la alta prevalencia de insuficiencia de vitamina D en mujeres embarazadas y niños está en todas las partes del mundo. De ser así, la prevalencia de raquitismo está aumentando. Un grupo mundial de especialistas ha publicado recientemente las Recomendaciones Consensuales sobre la Prevención y Gestión del Raquitismo. Los especialistas defienden la suplementación de vitamina D para todas las mujeres embarazadas (600 U.I/día) y bebés (400 U.I/día), independiente del modo de alimentación.

¿A dónde vamos?

Muchos estudios lanzan luz sobre conexiones potenciales entre la salud de adultos y el estado nutricional durante los primeros 1000 días de vida. Por ejemplo, sabemos hoy que la salud y el estado nutricional de las madres durante el período prenatal, e incluso en la fase preconcepción, está vinculado al riesgo de obesidad y desarrollo de diabetes tipo 2.

Alimentar la madre y el bebé es – y seguirá siendo – el principal tema de la Nutrición en las Primeras Etapas de Vida. Nuevas perspectivas animadoras en el área de la epigenética y programación metabólica van a abrir nuevas oportunidades para las estrategias nutricionales de los formuladores. Con las evidencias científicas ya establecidas, queda claro que el apoyo nutricional, para la madre y al bebé, es fundamental para la salud y el bienestar a lo largo de la vida de los niños.

Archivo
Anterior
reciclaje de tapas

UIS asume reto de recoger tapas plásticas en beneficio de niños con cáncer

El rector UIS, Hernán Porras Díaz acogió el reto que a través de redes sociales le formularan para recolectar tapas ... Read more

Nuevo...
ciberbullying

20% de los niños latinoamericanos pasan más de 2 horas conectados a Internet

Desde que el Internet dejó de ser un producto de lujo, para convertirse en una necesidad en todos los hogares ... Read more

Redes sociales
SITEMAP